Las mejores cualidades de una vitrocerámica

A la hora de cocinar, una de las principales preguntas que muchos nos hacemos es ¿placa de cocina de gas, inducción o vitrocerámica? En Diego Mendoza Electrodomésticos despejamos dudas.

Es normal que si nunca hemos comprado una nos sintamos un poco perdidos con este tema, pero no hay de que preocuparse ya que te vamos a dar las claves para elegir la mejor vitrocerámica, por que creemos que en comparación con las otras dos son más rentables en lo que respecta a calidad y precio. Si bien es cierto que normalmente son electrodomésticos que puedes conseguir con sorprendentes ofertas, no hay que tirar el dinero, y por eso debes informarte de cuál es el producto que más te conviene.

Las placas vitrocerámicas son aquellas en la que se produce calor en la parte inferior durante su funcionamiento, a través de una resistencia eléctrica, que al acanzar su máxima potencia, calienta el cristal cerámico situado justo encima, trasladando calor al recipiente. Básicamente se encuentra un vidrio entre la fuente de calor y el recipiente que se quiere calentar. Una vez que el sistema se apaga y deja de recibir electricidad, continúa desprendiendo un calor residual, que calienta durante unos minutos más el recipiente. Pueden ser de tres tipos; halógenas, es decir que generan calor a través de focos halógenos, por lo que su respuesta es rápida pero también el consumo es más elevado; radiantes, que son las más económicas y el calor es generado por resistencias radiantes, y finalmente Hi-light, aquellas en las que el calor se genera mediante resistencias onduladas por lo que calientan más rápido que las anteriores. Las tres características que toda vitrocerámica debe tener son:

1. Composición

Busca que esté compuesta por un vidrio ecológico y controles ‘touch’ o ‘slide’ , lo que permitirá que su uso sea mucho más fácil. Por otro lado si eres de los que limpian la cocina con bastante asiduidad, intenta que la superficie de tu vitrocerámica sea lisa, lo que facilitará la limpieza diaria. También es útil que te fijes en si mantiene el calor residual del foco una vez se ha apagao, ya que así puedes mantener caliente un recipiente, si estás esperando a alguien para comer o simplemente por ejemplo por si quieres que la pasta deje de cocerse pero la salsa se espese. Normalmente todas la incluyen pero averigua si incluye un piloto rojo que se apagará cuando el calor desaparezca, un buen sistema para evitar que tu hijo o tu mismo sufras un accidente por creer que la vitrocerámica ya no está caliente. Finalmente en lo que respecta a la composición ten en cuenta el tipo de acabado del cristal, por ejemplo el canto recto se rompe más fácilmente y es más difícil de limpiar mientras que el biselado es más fácil de limpiar.

2. Focos

Hay un sinfín de modelos con una gran variedad de focos. Aunque el máximo suele ser entre cinco y seis focos, lo ideal es que tu vitrocerámica incluya al menos tres o cuatro. Por debajo de tres focos suelen ser vitrocerámicas ideales para un apartamento de vacaciones. Si eres de los que cocinas para una gran cantidad de personas, o utilizas la vitrocerámica a diario lo ideal es que además de los tres o cuatro focos que incluya, también disponga de uno extra grande de unos 28 centimetros, o uno que permita cocinar tanto recipientes grandes como varios pequeños sin desperdiciar el calor. Ten siempre en cuenta a la hora de pensar en los focos el tamño de los recipientes que sueles utilizar, ya que la vitrocerámica solo calienta la superficie que se indica en la placa, por lo que si el recipiente sobresale, esta parte no se calentará.

3. Dimensiones

Todo dependerá de tus propias necesidades y por supuesto del espacio del que dispongas. Así por lo general lo recomendable es que la placa vitrocerámica sea de unos 60 cm de ancho. No obstante si dispones de mayor cantidad de espacio o por el contrario de menos, también tienes otros tamaños desde 27 cm hasta 90 cm.

En definitiva, debes saber que si bien es una buena opción, si te habías acostumbrado a cocinar con gas, la primera vez será difícil ya que la respuesta de las vitrocerámicas no es instantánea. En lo que también debes fijarte es si tu vivienda dispone de suficiente potencia como para instalar la placa, para lo que tendrás que consultar con un técnico. Una vez lo hayas hecho y tomando en cuenta las cualidades anteriormente mencionadas, elige la vitrocerámica que mejor se adapte a ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s